Apuntes sobre la prueba de alcoholemia en el proceso penal español

María Ángeles Pérez Marín

Resumo


Un elevado número de accidentes mortales de circulación, tienen
como causa principal una conducción bajo la infl uencia de bebidas alcohólicas,
o la ingestión de otro tipo de sustancias, que alteran la capacidad del conductor.
La escalada de accidentes de estas características que estamos sufriendo, hacen
que el legislador se vea prácticamente obligado a disuadir a los usuarios de las
vías de circulación con un agravamiento de las sanciones previstas en caso
de vulneración del ordenamiento de circulación. En este sentido, el legislador
español está operando en dos ámbitos distintos: por un lado, modifi cando la
regulación administrativa de esta materia y, en este sentido, se han endurecido
las condiciones de obtención de los permisos de circulación, se ha impuesto el
denominado “carnet por puntos”, se sancionan administrativamente conductas
que con anterioridad no eran merecedoras de reproche alguno, bajando
considerablemente los límites permitidos de alcohol en sangre para conducir; en
segundo lugar, ataca esta situación a través de la vía penal, tipifi cando aquellas
conductas que, relacionadas con la conducción, suponen una actitud temeraria y
de desprecio hacia las normas de circulación y, lo que es más grave, hacia la vida
de las demás personas usuarias de las vías públicas. Pues bien, en la actualidad nos
encontramos en una situación de espera porque ya ha sido anunciada una reforma
penal en relación con este tipo de delitos, que elevarán las penas actualmente
vigentes y, muy probablemente, sancionará conductas hasta ahora atípicas.

Texto completo:

PDF


Esse periódico está licenciado sob uma Licença Creative Commons CC BY 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/deed.pt_BR